UNA GESTIÓN MÁS QUE CUESTIONABLE

 

Han pasado doce años desde que el candidato CONDE accedió a la gestión de la UPM, primero como Vicerrector y los cuatro últimos como RECTOR.

Este candidato conocía la situación económica en 2012, tanto de nuestro país como de la UPM y decide presentarse cuando el Rector anterior, más astuto, no se presenta a un tercer mandato solicitando candidatos entre los miembros del equipo rectoral.

Las cuentas presentadas en el Claustro de diciembre de 2011 por el anterior Rector, Sr. Uceda, decían: “que sin ser una situación confortable, la UPM disfruta de una situación considerablemente más cómoda que el promedio de las Universidades españolaslos presupuestos se prorrogarán para el siguiente año hasta la elección del nuevo Rector”. Se vio posteriormente que ese optimismo no tenía nada que ver con la realidad, lo que no le exime de responsabilidad ni al Sr. UCEDA ni a vicerrectores, hoy en otros cargos, que apoyaron en 2012 y ahora en 2016 al candidato CONDE. ¿Por qué será? ¿Es conveniente que algo siga oculto?

El entonces Vicerrector CONDE sabía la situación real de la UPM, y tanto la Administración Central como la Autonómica anunciaban los recortes y el consiguiente sufrimiento al que se iba a someter a la ciudadanía de la que no estaba excluida la universidad.

En 2012 el candidato a RECTOR Carlos Conde, a pesar de la situación, mantuvo el falso optimismo de su predecesor y ante preguntas en la campaña electoral sobre la reducción de la plantilla, manifiesta que su compromiso es mantener la plantilla de la UPM.

Lo que ocurrió posteriormente es un ejemplo de la fiabilidad de sus compromisos. Ha sido la única Universidad que ha despedido personal y ha bajado el salario, 150 € mensuales, al profesorado.

No tiene ninguna credibilidad y miente. En esta nueva campaña electoral de 2016 continúa con la misma actitud y dice: “asumo el compromiso de exigir a la Comunidad que las tasas regresen cuanto antes  a los precios de 2011.”

Lo único realizado contra la subida de tasas ha sido situarlas en el máximo posible de la horquilla y poner en marcha un sistema de ayuda para pobres damnificados por la crisis. Es un compromiso vacío

Las relaciones con la Comunidad de Madrid han sido: seguir al dictado lo marcado por ésta y por tanto connivente con ella. ¿Qué le dijo la Consejera de Educación en febrero de 2013? Todo lo que prometa el candidato CONDE es humo.

Decir me comprometo a convocar durante los años 2016 y 2017 el número necesario de concursos para que todos aquellos profesores acreditados a fecha de 1 de abril de 2016 tengan la oportunidad de acceder a la plaza a la que sus méritos les permita aspirar” es otro brindis al sol si la nominativa no cubre los gastos de personal y para el ejercicio de 2016, como en los anteriores, sólo llega al 65%. No será para todos, como en otros aspectos retributivos y sociales. Por tanto, no tiene ninguna credibilidad y miente.

Decir al Personal de Administración y servicios “es necesario establecer un plan de carrera  profesional para cada persona, aplicando procesos de selección objetivos y definiendo las competencias de los puestos de trabajo de forma que se facilite el desarrollo y la promoción, entre otras medidas.  La disposición en 2016 de una tasa de reposición del 50% es una excelente oportunidad para avanzar juntos en este sentido”, no le compromete a nada y por tanto no tiene ninguna credibilidad y miente.

Decir “afrontamos un futuro con mejores perspectivas económicas” es un ejercicio de falso optimismo irresponsable como ya ocurrió en 2012, ocultando la realidad y contradiciendo lo escrito en la página veintisiete de los Presupuestos para este año aprobados bajo su mandato:En un contexto de incertidumbre económica internacional, en el que los ingresos no fluyen con la periodicidad prevista, y con las limitaciones anteriormente referidas, los Presupuestos de la Universidad Politécnica de Madrid para el 2016 se pueden definir como austeros y restrictivos”.

Los préstamos que la UPM solicitó con motivo de las convocatorias de Campus de Excelencia Internacional, así como la sentencia de expropiación de los terrenos del Campus Sur hay que pagarlos y son deudas contraídas. Son más de 70 millones de euros, sin contar los costes de más de 100 reclamaciones de cantidad ante los tribunales, aunque algunas no prosperen. La UPM tiene una hipoteca.

Varios informes del Tribunal de Cuentas avalan que no es precisamente una gestión sobresaliente “cum laude” la que ha tenido lugar en estos doce últimos años.

Por tanto no tiene ninguna credibilidad y miente.

Los niveles de formación de nuestros estudiantes en general son más que mejorables a pesar de las acreditaciones que menciona en su carta de presentación y no es objetivo prioritario, en cambio ha aumentado la burocracia informática y no se han evaluado los objetivos a cumplir con ella.

Han sido cuatro años de sufrimiento, intimidación, miedo, malos modos y despotismo contra todos los que disienten o simplemente defienden al personal, llegando a expresiones difamatorias y señalamientos de culpabilidad, como ha ocurrido con el despido de 301 empleados. El cumplimiento de los preceptos constitucionales y normativos tampoco están en el frontispicio del candidato CONDE.  

Aprovecharse del ejercicio del poder, utilizando a los alumnos con ofrecimiento de becas colaboración para unos pocos, una vez convocadas las elecciones a las que se ha presentado, es un comportamiento poco ético que dice mucho del candidato CONDE. Como ocurrió en 2012 la compra de votos también es su estrategia.

 

Tras doce años es necesario un cambio

que evite seguir en el mismo camino.

 

CARLOS CONDE Y SU EQUIPO EN 2013