En la última Asamblea de la Coordinadora UPM, debatimos ampliamente sobre la postura a tomar por parte de nuestra organización ante las elecciones a Rector.

Nuestra postura siempre ha sido clara al respecto y ahora más que nunca continua siéndolo: no queremos que Carlos Conde, ni su Gerente, sigan al frente de la UPM. Nuestra organización nació precisamente como reacción a todos los atropellos cometidos por este rector, muy especialmente por el despido de 301 compañeros.

No obstante, ante la actual coyuntura, surgieron muchas dudas cuando se trataba de discernir el apoyo al otro candidato. Algunas voces destacaron el buen hacer y el talante negociador y conciliador de Cisneros en su etapa de director de la ETSI Telecomunicación. Pero el hecho de ir precisamente acompañado en su equipo de campaña de algún director de los que "votaron en conciencia" en aquel fatídico Consejo de Gobierno del 9 de marzo de 2013, suscita una enorme desconfianza entre muchos de los miembros de nuestra organización.

Sin embargo, después de analizar en profundidad las diversas posibilidades, concluimos que si no queremos de nuevo tener a Conde como rector, no hay más opción que votar a Cisneros. ¿Por qué?, veamos:

Según establece el artículo 53.3 del Reglamento Electoral de la UPM, "Será elegido Rector en primera vuelta, el candidato que obtenga más de la mitad de los votos válidamente emitidos a candidaturas"

Es decir, que en en las circunstancias actuales con sólo dos candidatos, tenemos claro lo siguiente:

  • no votar, votar nulo o votar en blanco (aunque muchos lo estéis pensando) no permiten desechar a Conde como rector
  • no hay posibilidad de segunda vuelta cuando hay sólo 2 candidatos, salvo en el muy improbable caso de que haya empate.

A estas realidades hay que añadir algo que todo el mundo sabe pero nadie se atreve a decir públicamente, que es la potente maquinaria que el actual rector Conde puede ejercer y de hecho ejerce, sobre los diversos colectivos, pero en especial, sobre el colectivo de alumnos a través de algunas Delegaciones de alumnos (recordad que el porcentaje de ponderación para los alumnos es del 24%; para el PAS es tan sólo el 9%).

Por otro lado, no podemos olvidar que la semana próxima está dedicada en muchos centros a “actividades complementarias” lo que implica que NO HAY DOCENCIA, lo que supone a su vez que muchos alumnos y algunos docentes no acudirán a los centros y quizá no voten. Y este “no voto” puede claramente beneficiar a Conde, que no lo olvidemos, fue quien convocó la fecha de votación precisamente (qué casualidad) para el día 16 de marzo.

Puede que nos defraude el candidato Cisneros, no lo sabemos. Nunca ha tenido la oportunidad de dirigir la UPM. Puede que no sea el candidato ideal de muchos y también es cierto que, desgraciadamente, estamos ya hartos de oír cantos de sirena, ilusionarnos y ver cómo más tarde, nuestros dirigentes nos defraudan incumpliendo todo lo prometido en sus programas. Pero la realidad es tozuda: a Conde le conocemos bastante bien y ya hace mucho tiempo que muchos de nosotros no confiamos en él… En definitiva, puede que, como dice un antiguo chiste, Cisneros sea "susto", pero Conde es "muerte" seguro y lo sabemos porque lo ha demostrado con creces...

Compañeros y amigos, el futuro de nuestra Universidad está de nuevo en nuestras manos. Por eso os decimos: ¡Participad y votad, pero no olvidéis!

No olvidéis a los 301, no olvidéis el maltrato sufrido por ellos, no olvidéis la subida de tasas, no olvidéis la “desestructuración” de los departamentos, no olvidéis la falta de transparencia, no olvidéis la prepotencia, no olvidéis la falta de rumbo, no olvidéis el miedo, el mal ambiente y la desmotivación que se respiran en la Universidad, no olvidéis la falta de diálogo y negociación, no olvidéis que si no estáis de acuerdo con Conde, siempre podéis acudir a los Tribunales