Madrid, 29 de marzo de 2016

 

Prof. Cisneros,

En primer lugar quiero darle la enhorabuena por el apoyo recibido en su candidatura a Rector de la UPM y créame, le deseo el mayor de los éxitos.

En segundo lugar quiero comunicarle que yo le he dado mi voto y precisamente por eso, me gustaría explicar por qué y para qué le he votado, por ello le pido que tenga a bien leer las siguientes reflexiones.

Lo primero y quizá lo más importante que tengo que decirle es, que para ejercer mi derecho al voto en estas elecciones, he renunciado a mi convicción de  “no votar” que he llevado a cabo siempre en esta institución a la que pertenezco, puesto que, como Vd. sabe, en nuestra universidad las normas que rigen las elecciones vulneran en sí mismas el principio fundamental democrático de, “una persona un voto”. En concreto, en mi caso particular, al pertenecer al colectivo del PAS mi voto se relega a un mísero 9%, si bien, yo soy una persona completa al 100% y no concibo que mi voto valga solamente un 9%. Esto es algo que debería revisarse en profundidad pues es, en sí mismo, absolutamente estamental y por lo tanto propio de otras épocas.

Pero aún así, creo que mi decisión ha merecido la pena. Y ha merecido la pena solo por ver el resultado, puesto que con mi minúsculo granito de arena he conseguido que el Sr. Conde no vuelva a ser Rector de la UPM.

Le soy sincera cuando le digo que mi voto hubiese ido a cualquier candidato que tuviese las ganas de luchar para desbancar al Sr. Conde y es más, creo que muchos votos han tenido este significado. Es decir, muchos votos han sido “contra” el anterior rector. Y esto es importante que Vd. sea consciente de ello.

No creo que sea necesario explicarle el punto anterior, pero para que no quede la más mínima duda me gustaría insistir un poco más en ello.

Mi deseo de que, tanto el Sr. Conde como su Gerente, no sigan al frente de la UPM, se debe fundamentalmente a la ineptitud mayúscula con la que han gestionado la UPM en estos últimos y difíciles años, al desprecio rampante que han mostrado hacia el personal, en especial hacia el PAS, y al derroche de fondos públicos al que hemos asistido. Porque en ningún momento fueron capaces de bajarse de su pedestal y con voluntad decidida, hablar con los representantes del personal para entre todos diseñar proyectos de futuro que todos veíamos viables para solucionar los problemas económicos de la UPM sin tener que llegar a aquel nefasto consejo de gobierno del 9-3-2013 donde apoyado por los consejeros que “votaron en conciencia”, truncaron la vida de 301 personas, (no números sino Personas) que fueron despedidos, re-despedidos y humillados, llegando incluso a prohibirles la estancia en los diversos Centros de la UPM, como Vd. debe o debería saber. Actos de los que muchos de nosotros nos avergonzamos de que hayan tenido lugar en una universidad pública y de renombre como es la UPM.

Podría extenderme con más detalles de la infame gestión del equipo anterior pero no quiero que esta carta sea interminable y me conformo con que Vd. entienda que mi voto, al igual que muchos otros (y estoy absolutamente convencida de ello), no es un cheque en blanco y le pido humildemente lo utilice para devolver la dignidad a la UPM, que somos todos, incluidos los 301.

 

Muchas gracias por su atención

 

Atentamente

Elisa Teresa Sanz

PAS