El pasado miércoles 2 de mayo, se reunió el Claustro de la UPM en el Salón de Actos del Rectorado A. Aunque estaban citados a las 16:30 en primera convocatoria y a las 17:00 en segunda, hubo que esperar a bien pasadas las 17:00 para empezar, ya que no había quorum.

Algunos miembros y simpatizantes de la Coordinadora UPM estuvimos en la puerta del Rectorado desde las 16:15 para repartir octavillas con algunas reivindicaciones para los claustrales.

El Claustro tenía en principio poca sustancia, ya que el orden del día sólo tenía 2 puntos (quitando la "Aprobación del acta de la sesión anterior" y "Ruegos y preguntas"), ambos con poca "sustancia" en principio: el informe del Rector y la elección de una comisión asesora de la Defensora Universitaria. 

El Sr. Rector centró su presentación del informe al Claustro en los logros de los docentes, investigadores y alumnos de la UPM. Como era previsible, no informó debidamente de los graves problemas que nos afectan.

 Ante la pregunta sobre la posible no-renovación de profesores asociados el Sr. Conde dijo que se cumplirán los acuerdos del Consejo de Gobierno del 9 de marzo y ante el posible despido de interinos y contratados dijo que por ahora no está previsto.

 Varios claustrales pidieron al Rector su dimisión. Él les respondió que siguieran los trámites establecidos. El Sr. Rector confunde lo que es una dimisión con un cese impuesto por el Claustro. 

Por primera vez en la historia de la UPM un Rector fue abucheado en una sesión del Claustro Universitario. Esto ocurrió cuando el Sr. Conde dijo que los representantes sindicales del personal eran culpables de los 301 despidos del PAS.

¡Qué desfachatez!