Estimados compañeros, os hacemos un pequeño resumen de los últimos acontecimientos que nos afectan, y de lo que se adivina en el horizonte.

Estos son los hechos:

  • Seguimiento de la huelga del pasado 24 de octubre: según el Rector la huelga fue seguida por el 73% de estudiantes y por el 43% de personal.
  • Estudiantes: subida de tasas con un incremento de un 60% del coste del crédito en dos cursos; recorte en becas que implica que un 12,21% de los actuales becados han perdido la ayuda este año por la aplicación de los nuevos requisitos académicos, además de la desaparición de otras becas de la CAM  (desplazamiento, Erasmus).
  • Presupuesto de la Comunidad de Madrid para las universidades públicas: 42 millones menos para el 2014 y 22,5 millones menos para la nominativa de los últimos meses de 2013.
  • Madrid es la Comunidad más cara para estudiar, según el Rector de la UCM; un estudiante madrileño paga tres veces más que uno gallego o andaluz para cursar los mismos estudios de grado.
  •  Acto de los Rectores en el Círculo de Bellas Artes: declaran que las Universidades públicas no pueden soportar nuevos recortes en la financiación ni nuevas subidas de tasas en la matrícula.
  • UPM: el Rector propone una restructuración de Departamentos y Centros sin ajustarse a los Estatutos y sin la preceptiva consulta con los órganos de representación de los colectivos afectados.
  • PAS: nueva convocatoria de plazas de libre designación y traslados de personal sin concurso ni anuncio alguno.
  • La comunidad universitaria no conoce las cuentas reales de la Universidad (campus de excelencia, centros de investigación, centro de empresas, etc.)
  • El Gabinete del Rector anima a los estudiantes y personal a participar en una encuesta de satisfacción anónima, garantizando al mismo tiempo el anonimato y la participación en sorteos de tablets y Ipads.

Parece evidente que los estudiantes empiezan a darse cuenta de cómo les está afectando la brutal subida de tasas, los importantes recortes en becas y la disminución de recursos que viene sufriendo la Universidad. También parece evidente que esta situación se va a agravar drásticamente en lo que resta del año 2013 y durante el 2014, tanto para estudiantes como para el personal.

Hay una  contradicción  evidente entre lo que nuestro Rector reclama a la Comunidad (acto de los Rectores en el Círculo de Bellas Artes) y  sus planes de restructuración de Departamentos y Centros, que van dirigidos a justificar futuros despidos.

Los Rectores no pueden tolerar los cambios en las reglas del juego una vez comenzado el partido, no pueden aceptar recortes en el presupuesto de 2013 antes de finalizar el año. Esto supone aceptar la imposición de normas con efectos retroactivos, y esto no se puede tolerar en regímenes democráticos de la Unión Europea. (Por esto Wert ha tenido que dar marcha atrás con sus recortes a las becas Erasmus).

En la UPM está en marcha una “regularización de la RPT” para arreglar el desaguisado producido como consecuencia de los 301 despidos y para “pagar” los servicios prestados a los ejecutores de los mismos.

Los despilfarros inmobiliarios en campus y centros de empresas impuestos por la CAM y aceptados por  la UPM, nos obligan ahora a pagar prioritariamente unos créditos que se presentaban como aportaciones a la Universidad, a costa incluso de despidos y rebajas de sueldos.

Y para colmo, la nueva “gestión comercial” de la Universidad que trata a sus estudiantes y a su personal como “consumidores obedientes y estúpidos”, animándoles a participar en una encuesta de satisfacción anónima con la que podrán obtener un premio si la rellenan.